20 Oct 2017

Planean construit nuevo LHC cuatro veces más grande que el actual

*El proyecto, de consolidarse, estaría listo en 15 años y se espera que científicos del Cinvestav participen en el desarrollo de componentes para los detectores. Ginebra, Suiza. A casi seis años de que inició operaciones el

*El proyecto, de consolidarse, estaría listo en 15 años y se espera que científicos del Cinvestav participen en el desarrollo de componentes para los detectores.

Ginebra, Suiza. A casi seis años de que inició operaciones el Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés), el mayor acelerador de partículas del mundo, los expertos en física de altas energías ya tienen planes para impulsar la construcción de un nuevo acelerador que tenga cuatro veces el diámetro del actual y que sea diez veces más potente.

El actual, donde participan investigadores del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), tiene 27 kilómetros y hay planes para que el nuevo acelerador tenga de 80 a 100 kilómetros de diámetro.

La energía para el actual en principio debería alcanzar en 2015 los 14 teraelectrovolts (energía similar a la que pudiera generar sobre un electrón la diferencia de potencial de 10 billones de pilas alcalinas AA), sostuvo Joe Incandela, líder del Compact Muon Solenoid (CMS), uno de los detectores más importantes del LHC.

Sin embargo, un acelerador más potente debería llegar a los 140 Tevs, comentó el científico estadounidense quien sostuvo que sería importante seguir contando con la participación de los investigadores del Departamento de Física del Cinvestav que colaboran actualmente en el CMS.

Incandela precisó que esa colaboración de los científicos del Cinvestav sería importante porque continuarían desarrollando los componentes que se les requieran para los detectores y aportando conocimiento.

La idea es tener un acelerador más poderoso, pero para eso se requiere invertir más dinero y tener apoyo de los gobiernos para hacerlo una realidad, por lo que el plan es realizarlo en unos 15 o 20 años más.

De acuerdo con Joe Incandela, después de la observación del bosón de Higgs, lo que viene es entender cómo funciona la materia oscura y la energía oscura, pues 95% de lo que nos rodea está conformado de ese material. “De eso estamos hecho, sabemos que existe, pero aún no sabemos qué es”, comentó.

Para el experto en física de partículas, la energía actual que maneja el LHC estuvo muy cerca de poner en evidencia de qué está hecha la materia oscura, pero también se pretende producir esa materia en el laboratorio de la Organización Europea para la investigación Nuclear (CERN), para lo que requieren un acelerador más grande y potente.

“Estoy seguro de que se puede convencer a los gobiernos para invertir y  continuar con una investigación de este nivel. El bosón de Higgs no es la teoría final, hay mucho más que eso, y luego de que el LHC reinicie actividades en marzo de 2015, los científicos esperamos descubrir algo realmente novedoso, que nos maraville, pues el Higgs ya era esperado por todos nosotros. Ahora el propósito es encontrar algo nuevo”.

El líder del CMS consideró que con el acelerador actual podremos avanzar en el estudio de la partícula de Higgs con mucha mayor precisión y certeza, pues tendremos más energía e intensidad en las colisiones, pero en su opinión, este bosón ya está bien definido, tiene las características correctas del modelo estándar.

Por último, Incandela detalló que más allá de la observación de los fenómenos físicos, estamos aportando a otras disciplinas y contribuyendo a mejorar la vida de las personas. Ejemplo de ello es la física médica, en la cual se mejoró la imagenología, es decir, que hay mayor resolución de las radiografías, lo que le está permitiendo a los médicos minimizar el grado de radiación que una persona recibe al tomarse una placa, porque la sensibilidad de los aparatos se incremento 100 veces.

Este tipo de tecnología se originó en CMS, el detector en que participan científicos del Cinvestav, lo que significa una gran contribución para la medicina, y por ende para la salud de las personas, quienes son sometidas a menor radiación y a menores riesgos. También plantea alternativas para terapias contra el cáncer, pues hoy ya existen las que emplean neutrones, protones o iones, que son mejores y menos peligrosos que la radiación tradicional que emplea electrones y fotones.

Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.