17 Nov 2017

MUCOSAS: Barreras biológicas contra las infecciónes

*Conocer la inmunología de estas superficies ayudará a desarrollar nuevos tipos de vacunas contra diversos padecimientos entre ellos las alergia. “El estudio de las mucosas ha resultado complejo porque aún no podemos entender con claridad cómo

*Conocer la inmunología de estas superficies ayudará a desarrollar nuevos tipos de vacunas contra diversos padecimientos entre ellos las alergia.

“El estudio de las mucosas ha resultado complejo porque aún no podemos entender con claridad cómo seleccionan lo bueno de lo dañino. Esta es la parte clave que (en caso de comprenderse) nos permitiría estimular la respuesta inmunológica contra agentes patógenos o evitarla contra cosas que no debe responder, como los alérgenos y la autoinmunidad”, señala Marco Antonio Vega López, adscrito al Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

El experto en Inmunología aclara que, a diferencia del sistema inmunitario interno -que no permite la presencia de ningún agente extraño al cuerpo, pues lo elimina y genera una inmunidad llamada esterilizante-, las mucosas producen otra reacción. Esta se denomina “exclusión inmune” y es selectiva, pues impide la entrada de sustancias dañinas pero permite la de otras inocuas como las proteínas de los alimentos.

Esta diferencia en la reacción inmunitaria se debe a que las mucosas están en contacto permanente con múltiples agentes externos, incluido el conjunto de microbios benignos que se alojan en nuestro organismo.

“Este es uno de los puntos diferenciales que cambia por completo el concepto de inmunología”, refiere Vega López. “Los inmunólogos han estudiado por más de 150 años lo que pasa en el suero (sangre). Hasta hace unos 25 años, se dieron cuenta que las mucosas del organismo son los sitios más importantes del sistema inmunitario, porque están en contacto con todas las amenazas que el medio ambiente representa para la salud”.

Este conocimiento podría aprovecharse para fabricar nuevas clases de vacunas no invasivas (sin agujas, pues ya no tendrían que inyectarse por vía intramuscular) contra infecciones e, incluso, ciertos padecimientos de tipo inmunitario, como las alergias.

“Mucha gente tiene alergia al polen, que aparentemente no es una sustancia dañina. Si logramos entender cómo las mucosas seleccionan las cosas dañinas de las que no lo son, podríamos manipular ese sistema para que el paciente alérgico no tuviera esa respuesta”.

Por otro lado, añade el investigador, si llega un microbio verdaderamente peligroso la respuesta inmunitaria, generada a través de la mucosa, podría manipularse para que responda selectivamente contra ese microorganismo impidiendo su entrada. Con ello podría reducirse el elevado número de casos de infecciones mucosales que se registran en México.

Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.