Mexicano en EU mide los daños ocasionados por contaminación del aire

* El biólogo egresado de la UNAM identificaría biomarcadores que prevengan enfermedades cardiovasculares, pulmonares e inclusive déficit cognitivo por  altos niveles de contaminantes El biólogo mexicano Marco Sánchez-Guerra realiza en la Escuela de Salud Pública de

* El biólogo egresado de la UNAM identificaría biomarcadores que prevengan enfermedades cardiovasculares, pulmonares e inclusive déficit cognitivo por  altos niveles de contaminantes

El biólogo mexicano Marco Sánchez-Guerra realiza en la Escuela de Salud Pública de Harvard T.H. Chan, Estados Unidos, una investigación que tiene como propósito medir los daños en el ADN ocasionados por la contaminación del aire.

En el laboratorio de “Human Environmental Epigenetics” trabaja para identificar nuevos biomarcadores que ayudarán a prevenir enfermedades cardiovasculares, pulmonares e inclusive déficit cognitivo ocasionadas por la contaminación ambiental.

La potencial herramienta de diagnóstico son las llamadas modificaciones de histonas (un tipo de proteínas) y otra en el ADN, la 5-hidroximetilcitosina (5-OHmC), que tienen una relación estrecha con el funcionamiento de los genes.

Los altos niveles de contaminantes del ambiente provocan que algunos genes se expresen de manera errónea, “apagándolos” o “encendiéndolos”, el cual podría activar la vía para que una persona desarrolle un padecimiento crónico.

Este tipo de modificaciones se llaman epigenéticas, donde las histonas (proteínas) que empaquetan el ADN, pueden sufrir alteraciones y provocar la activación o inactivación de los genes.

La investigación del biólogo egresado de la UNAM evalúa qué tanto la contaminación del aire afecta los niveles de modificaciones de cuatro histonas, dos que apagan los genes (H3K9me3 y H3K27me3) y los otros prenden los H3K9ac y H3K36me3.

De esa manera, explica que un cambio en los niveles de estas marcas podría inactivar genes encargados de la reparación del material genético afectado por la contaminación ambiental, por el humo del tabaco y entonces desarrollar una patología como cáncer de pulmón, ya que los sistemas de reparación están disminuidos.

El también doctor por el Cinvestav comenta que para esta investigación se trabajó con una población de Bejing, China, donde los participantes donaron una muestra de sangre y a partir de ésta se obtuvieron las células blancas.

Sánchez-Guerra se encargó de estandarizar las técnicas para identificar las modificaciones de las histonas, las cuales, se basan en el uso de anticuerpos específicos para cada una de las marcas analizadas. Mientras que en la detección de la 5-OHmC utilizó un kit comercialmente disponible, el cual también se basa en el uso de un anticuerpo especifico.

Para el estudio, la exposición de las personas al aire contaminado fue desde 24 horas hasta 15 días, y en la población la cantidad registrada de partículas respirables (PM10) fue de 120 microgramos por metro cúbico, en escala índice metropolitano de calidad del aire (IMECA), fase de mala calidad.

Mientras que en partículas menores a 2.5 micrómetros el dato fue de 110.64, cifra que representa una muy mala calidad del aire. “De acuerdo con los resultados se concluyó que la población de mujeres tiene mayor susceptibilidad a desarrollar cambios en los niveles de estos biomarcadores por la exposición a este tipo de contaminantes ambientales.

“Una vez analizada esta información, el siguiente paso es saber específicamente cuáles son los genes afectados, y para ello se usarán  anticuerpos específicos que detectan la alteración directamente con las células, para posteriormente aislar el ADN y realizar su secuenciación, a fin de saber específicamente cuáles genes se modifican por los contaminantes ambientales y ayudar a combatir o revertir los efectos ocasionados”, explica el especialista de Harvard.

Asimismo, el motivo por el cual se realizó el estudio en China fue porque sus niveles de contaminación son muy altos, 110 microgramos por metro cúbico de partículas PM 2.5, a diferencia de la ciudad de México que a mediados de abril registró un aire de regular calidad.

“De alguna manera se sabe que la contaminación del aire provoca enfermedades cardiovasculares y pulmonares, pero se desconoce con exactitud cuál es el mecanismo que provoca estos padecimientos. De ahí la importancia de llevar a cabo este tipo de estudios.”, finalizó el investigador de Boston. (Agencia ID)

Marco Sánchez-Guerra

Marco Sánchez-Guerra

Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.