22 Oct 2017

Emprendedor del Tec transforma huesos de aguacate en bioplástico

* El joven científico creó la empresa Biofase y es reconocido a nivel internacional por su innovación sustentable Se estima que a nivel mundial más del 60 por ciento de los bioplásticos se elaboran a partir

12778894914_51d4235178_z

* El joven científico creó la empresa Biofase y es reconocido a nivel internacional por su innovación sustentable

Se estima que a nivel mundial más del 60 por ciento de los bioplásticos se elaboran a partir de fuentes potenciales de alimento, como el maíz o la papa. Por ello y debido a que en México esta industria es incipiente, un estudiante del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Monterrey, desarrolló un método que permite producir dicho material con un desecho agroindustrial muy abundante en el país, el hueso del aguacate.

Lo anterior permitió al ingeniero químico administrador Scott Munguía Olvera constituir en agosto de 2012 la empresa Biofase, considerada pionera en la producción de biorresinas útiles para manufacturar distintos productos plásticos biodegradables y compostables, como empaques para alimentos, bolsas, botellas, cubiertos, platos y vasos capaces de degradarse desde los seis meses hasta los cinco años.

“La tecnología está protegida por una patente y al constituirnos como empresa adquirió la estructura jurídica necesaria. Además, ya generamos el producto a nivel industrial y contamos con una cartera de clientes”, refiere Munguía Olvera, director general de Biofase.

Agrega que tras analizar las propiedades del aguacate determinó que la semilla contenía un elemento que era factible polimerizar. “Hice los experimentos en el laboratorio y después de seis meses de prueba se desarrollaron las primeras biorresinas y de ahí escalamos el proyecto a nivel industrial”, relata.

De esa forma logró obtener Biocom, una resina termoplástica para la manufactura de productos biodegradables y compostables, y Biocom híbrido, una mezcla del material anterior con otros polímeros. “El proceso de manufactura va desde que la semilla es tratada por un método de granulado y extracción. Posteriormente, se mezcla con otros compuestos para realizar la extrusión, es decir, un proceso común para moldear los plásticos, y se genera la resina”, explica Munguía Olvera.

Cabe destacar que ambos productos ya cuentan con una patente y dieron lugar a la formación de la empresa, que ha sido reconocida a nivel nacional e internacional con diversos galardones. Entre ellos el primer lugar en el Foro de Emprendimiento Spin 2012, efectuado en Madrid; en ese mismo año el reconocimiento como una de las 20 empresas verdes más prometedoras de México en el Cleantech Challenge México; y el segundo lugar en el Premio BLIS (otorgado por InnovaUNAM-FI en coordinación con la Facultad de Ingeniería), entre otros.

Ante la duda sobre la factibilidad de crear bioplásticos a partir de la semilla del aguacate, el joven emprendedor subraya que plantearon usar las más de 30 mil toneladas de huesos desechados al mes por las aproximadamente 30 empresas mexicanas que procesan e industrializan el fruto para enviarlo a Europa o Estados Unidos.

En México se comercializan cinco mil toneladas anuales de bioplástico. Este mercado ha crecido más del 20 por ciento anual y casi todo ha sido importado. “Por lo tanto, esperamos que mediante nuestra tecnología, así como el esquema de negocios y de costos que manejamos, se pueda impulsar el mercado nacional y deje de importarse. (Agencia ID)

Scott Munguia

Scott Munguia

Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.