14 Dec 2017

El fantasma en la red

    por Aldo Castellanos traduccioneshumanas@yahoo.com.mx   El fantasma  en la red ¿Que sí me arrepiento? Por supuesto que sí. No sé por qué las cosas salieron tan mal. Tal vez fuera el destino. Y lo peor es que yo no

aldo

 
 
 
 
por Aldo Castellanos
traduccioneshumanas@yahoo.com.mx
 
 

El fantasma  en la red

¿Que sí me arrepiento? Por supuesto que sí. No sé por qué las cosas salieron tan mal. Tal vez fuera el destino. Y lo peor es que yo no maté al anciano. Fue el niño.  Todo fue su idea. Sabía dónde guardaba el dinero. Quería su horno de microondas. Se puso como loco cuando el viejo llegó. Lo acuchilló allí mismo en la cocina. Salió corriendo bañado en sangre. Por eso al que agarraron fue a él. Pero no iban a ejecutar a un menor de edad, ¿verdad? Él me inculpó. Hicieron un pacto con él. Alguien tenía que pagar. Yo seré ladrón, pero no asesino.

Prefirieron matar a un inocente.

Pero eso no es lo malo. No, no me refiero a los años de espera ni a las apelaciones. Ni a la agonía. Ni al miedo que se siente cuando caminas la milla. Ni a cómo te tiemblan las piernas. Ni a ese extraño sentimiento de incredulidad cuando ya te andan anunciando como muerto ambulante. Tampoco a cuando  entras al cuarto caliente y te quitan los grilletes y te atan a la camilla. Llega una enfermera y te pone el catéter frotándote el brazo con alcohol como si temieran que se te fuera a infectar.

Y volteas y ves la máquina con los tubos de colores. Ahí es cuando realmente te das cuenta. Intentas aceptar la idea.

Respiras. Tratas de tranquilizarte. Pero no te dejan. Todo está programado, es de rutina y ya se quieren ir a sus casas, a cenar. De pronto giran la camilla y quedas ahí parado como crucificado. Y abren las cortinas y todos te están viendo por la ventana.

Ahí está tu familia. La familia de la víctima. Los burócratas y los chismosos. Les ves las caras de gusto, de tristeza, de dolor. No tienes nada de privacidad. Te leen la sentencia y dicen tu nombre completo. La fecha y hora precisa de tu ejecución.

Volteas a ver el calendario y el reloj: es la misma. Ya no hay tiempo. Se te acabó. Vuelven a girar la camilla y quedas acostado, viendo como los tubos se vacían uno a uno, en la pared. Creo que alcancé a ver tres.

Pero no me refiero a eso. Cuando digo que algo está mal me refiero a que se supone que yo debería de estar muerto.

Y no lo estoy.

fantasma

https://www.youtube.com/watch?v=dPPjUtiAGYs

Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.