20 Oct 2017

Buscan agua en desierto con tecnología de mexicano radicado en Canadá

*El talentoso innovador es gerente de una compañía en ese país cuyo procedimiento se usa en México para investigación de las placas tectónicas entre otras aplicaciones. Al doctor en ingeniería Jorge Torres Solís le ha sido

*El talentoso innovador es gerente de una compañía en ese país cuyo procedimiento se usa en México para investigación de las placas tectónicas entre otras aplicaciones.

Al doctor en ingeniería Jorge Torres Solís le ha sido fácil instalarse en Toronto, Canadá. Gerente en una compañía de instrumental geofísico, herramientas que pueden ser usadas, por ejemplo en la búsqueda de agua en el desierto, en el descubrimiento de sitios que puedan producir energía geotérmica o para analizar un proyecto para construcción.

Hace cinco años comenzó como programador de sistemas para una empresa. Hoy, cuenta con un talentoso equipo de ingenieros en electrónica y programadores para hacer desde el software de procesamiento hasta el equipo de colección de datos con el cuál se graban señales que se pueden procesar y convertir en imágenes que representan el contenido de lo que hay bajo tierra.

La tecnología en la que trabaja tiene un área de uso amplio. Por ejemplo, en la construcción sirve para verificar que no haya cavernas o fallas bajo tierra que dañen la edificación. También se puede aplicar para buscar agua en el desierto, o para exploración minera y petrolera. Incluso, puede utilizarse para investigar el manto terrestre.

“Es investigación de punta para entender la física de la Tierra. La compañía se encuentra en Canadá, pero las ventas son para todo el mundo. Entre la gama de productos se encuentran los equipos de grabado MTU-5A y V8; los transmisores TXU-30, T3 y T4 que se conectan a la tierra para trasmitir señales de radio, y sensores magnéticos como el MTC-50H y AMTC-30. Es una gama de equipo completa para sistema de medición”.

Con esta tecnología –dice el mexicano- le sorprende encontrar algo que no puede verse directamente, y sin embargo, poder esbozar materiales que se encuentran a cinco o diez kilómetros debajo de la tierra sin tener que hacer un túnel.

Por ejemplo, si se requiere saber que hay bajo un terreno, se colocan sensores que van a recibir pequeñas señales eléctricas y magnéticas. Estas se graban, se analizan y al final se genera una imagen que ayuda a saber qué hay bajo ese espacio o lugar.
Otro proceso con el que trabaja es una serie de técnicas que se llaman “fuente controlada”. En este proceso, un transmisor inyecta señales de radio a la tierra. El equipo de grabación mide cómo (las señales) son modificadas por los materiales que hay dentro de ella. Finalmente el software procesa estas señales y genera una imagen que representa el contenido bajo tierra.

Cuando Torres Solís -originario del DF- estaba en la Universidad de Toronto cursando el doctorado, se presentó una oportunidad para colaborar en el diseño de una red inalámbrica de internet gratuito para cubrir la ciudad de Toronto. La propuesta era para modificar enrutadores de datos, para lo cual una compañía privada otorgaba una beca.

El mexicano se apuntó, lo entrevistaron y obtuvo la beca. Al final del proyecto la compañía cerró, pero las personas que trabajan ahí fueron contratadas por otra empresa Phoenix Geophysics mientras él terminaba el doctorado en la Universidad de Toronto. Al terminar sus estudios lo llamaron para trabajar en dicha empresa.
El especialista mexicano explica que con esta tecnología puede verse si en la tierra hay agua, minerales, cavernas o petróleo. El sistema de la empresa en la que trabaja Jorge Torres ya se usa en México en las áreas de investigación de placas tectónicas y exploración minera, y puede aplicarse en exploración de petróleo y energía geotérmica.

En el hielo, en el desierto o en la tierra

Torres Solís, originalmente ingeniero en telecomunicaciones de la UNAM, estuvo en Madrid, España, para estudiar gestión de las telecomunicaciones, después en Inglaterra realizó la maestría en telecomunicaciones y sistemas de información, y el doctorado en ingeniería biomédica en Canadá.

“En el desierto de Nevada, Estados Unidos, montamos pruebas de señal natural. Ahí no necesitamos un transmisor que inyecte corriente a la tierra. Usamos las señales de explosiones solares o tormentas eléctricas que crean corrientes en la tierra, y que el equipo mide desde fuera”.

En particular, estas pruebas se llevaron a cabo con el fin de medir el bajo nivel de ruido que tiene el equipo. Esto porque en el desierto, lejos de toda actividad humana, no hay líneas de electricidad o señales de radio que afecten los campos electromagnéticos.

El investigador, quien forma parte de la Red de Talentos, Capítulo Toronto se siente “cómodo” en Canadá, donde una considerable parte de la población mexicana tiene perfil gerencial. Allá –dice- los mexicanos tienen fama de ser trabajadores.
“Hay oportunidad de trabajar y relajarte. Practico box, esquí y nado en los lagos durante el verano. Viajo dos veces al año a México. No me cierro la posibilidad de volver a mi país. Hoy las condiciones no son óptimas para mí pero quizá en 10 años sí lo sean”. (Agencia ID)

Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.